De las rutas de mercaderes al transporte de mercancías actual

Image source - Pexels.com
El transporte de mercancías, por la vía que sea, sea marítimo o terrestres,  no es algo actual, es algo que se ha practicado desde hace mucho tiempo, tanta nivel nacional como internacional; por supuesto comenzando desde las formas más rudimentarias , para luego evolucionar a los procesos logísticos  que conocemos hoy.
Image source - Pexels.com
El transporte de mercancías, por la vía que sea, sea marítimo o terrestres,  no es algo actual, es algo que se ha practicado desde hace mucho tiempo, tanta nivel nacional como internacional; por supuesto comenzando desde las formas más rudimentarias , para luego evolucionar a los procesos logísticos  que conocemos hoy.

El transporte de mercancías, por la vía que sea, sea marítimo o terrestres,  no es algo actual, es algo que se ha practicado desde hace mucho tiempo, tanta nivel nacional como internacional; por supuesto comenzando desde las formas más rudimentarias , para luego evolucionar a los procesos logísticos  que conocemos hoy.

Por ejemplo, sabemos que las cargas, grandes o pequeñas, eran trasladadas en el lomo delos animales, por caminos entre pueblos, y tardaban quizá días en llegar, todo dependía de las condiciones climáticas y de todos los descansos que se debían tomar hasta llegara destino. Por mar, se hacían por botes o canoas cuando el viento lo favorecía, y fue luego, con la llegada del reinado de los reyes católicos que se comenzaron a  construir carreteras eficientes. Así, hasta llegar a la época de la industrialización, en donde ya practicamos el transporte de cargas a gran escala por mar vía terrestres o incluso, por los aires, de forma muy segura y rápida, muchas veces en cuestión de días.

Y es que es en esta época por medio de la  creación de vías seguras y gracias al nacimiento del ferrocarril, en el caso de las vías terrestres, es  que se comenzaría a transportar grandes cargas y personas en masa de forma rápida, cómoda y segura. Por otra parte, la aparición del petróleo, permitió la renovación de las carreteras con caminos de asfalto que permitían un mejor transporte, además de vehículos rápidos con motores de explosión capaces de llegar a cualquier parte.

Así, nace en 1895 el primer camión a gasolina de la historia de la mano de Karl Benz, y que se diseño para transportar productos a aquellos lugares a los que el ferrocarril no llegaba, y con más espacio y flexibilidad que por coche.

También aparecieron los barcos a vapor en el ámbito del transporte marítimo, que permite trasladar grandes bultos de mercancía con seguridad. Hasta que por último tenemos al avión, que con sus restricciones en cuanto a cantidad y naturaleza de la carga, es, sin duda, el medio más rápido y seguro. Esto, por no decir, que es el medio en el que todos piensan cuando se trata de una entrega de carga urgente.

Así, todo este conglomerado de canales, mejoras, procesos y logística, es lo que yace detrás de la comodidad de recibir tu paquete en la puerta de tu casa hoy en día.

La aparición del ferrocarril

Ya hemos hecho un pequeño resumen sobre la evolución del transporte de mercancías por épocas en la historia, ahora queremos ahondar en cada mejora que fue apareciendo, comenzando por el ferrocarril.

Este, como dijimos fue el primer gran paso en la historia del transporte de mercancía y que se comenzó entre 1810 y 1820, a excepción de para nuestra país, ya que tuvimos que esperar hasta 1848 para disfrutar del trasporte en rieles. Fue n este año que se inauguró, de hecho, la primera línea de ferrocarril, que iba entre Barcelona y Mataró y que iba a movilizar tanto mercancías, como viajeros, dentro de sus 12 vagones.

Dicho trayecto duraba tan solo 35 minutos y dio pie a que se comenzará una revolución en todo el país, comenzando a llenar de líneas ferroviarias por todas partes, ya sea de la mano de la industria pública o la privada, y que comenzaron a conectar todos los puntos industriales, desde minas hasta centrales eléctricas, pasando por localidades históricas y puertos marítimos.

Así, un día en el año 1941 nació nuestra famosa línea Renfe: un operador nacional que estatalizó todas las vías de ancho ibérico con un total de 12.400 kilómetros de vías, y es que el problema era que ya que las vías de nuestro país son más anchas que las de otro lugares de Europa, esto volvía un poco más difícil el tránsito de las mismas. Y así se fueron creando más y más vías, incluso en la época de la dictadura, cuando, de hecho, el ferrocarril era considerado y potenciado como el pilar de la logística interna del país.

No obstante, cuando también se comenzaron a potenciar las carreteras de asfalto, las autopistas y los vehículos por gasolina, estos fueron dando paso a coches y camiones realmente veloces y eficientes, que fueron dejando al ferrocarril muy atrás y monopolizar la industria del transporte de mercancías, dejando al ferrocarril menos vías y trabajo, hasta el punto que hoy en día se han agotado bastante estas vías y solo se reservan para ciertas situaciones.

La evolución del transporte por carretera

Como ya dijimos, así como el ferrocarril fue evolucionando, también lo fue haciendo el transporte por carretera, el cual ahora es el que concentra la mayor parte del traslado de mercancías, empleos y facturación del sector logístico.

Cargolink, empresa de servicios de transporte de mercancías, nos cuenta que las vías terrestres en nuestro país se fueron desplegando a partir de las antiguas calzadas romanas, de manera radial; tendencia que se consolidó en el siglo XVIII con Madrid como el epicentro de todas las comunicaciones; por lo que la principio se dificultaba un poco el transporte de mercancías rápido y seguro hacia algunos lugares.

Así, fue a finales del siglo XX que esta suerte vino a cambiar con los siguientes dos fenómenos: por un lado, la introducción de las primeras autovías y autopistas; por otro, la construcción de nuevas redes transversales para conectar las regiones periféricas del país.

Pero, no fue hasta la década de 1990 la que propulsión el transporte terrestre por carretera con todo el auge económico y el desarrollo industrial y turístico en muchas zonas costeras tanto del norte como del este del país.

Hoy en día España es el tercer país del mundo con más kilómetros de vías de alta capacidad.

Las vías por avión y mar

No obstante, España también ha tenido una buena evolución del transporte en otras vías a parte de la terrestre. Por ejemplo, siempre ha sido un nexo de comunicaciones marítimas a escala global. Si lo dudas, para muestra tenemos la conocida historia del descubrimiento de América en 1492 por parte de Cristóbal Colón en nombre de los Reyes Católicos, que entonces abrió el canal para un montón de misiones comerciales a uno y otro lado del Atlántico.

De allí en adelante, el comercio internacional por mar tuvo una gran importancia para España. De hecho, hoy en día es un país que cuenta con puntos clave en la cadena logística como el puerto de Algeciras (el segundo con más movimiento de todo el Mediterráneo), el de Valencia (inaugurado en 1941), el de Barcelona o Bilbao.

Esto también se debe a la excelente localización geográfica que tiene España en cuanto a las  rutas Asia-Europa o con África, lo cual significa que el transporte a través de nuestros puertos ofrece el menor coste operativo en comparación con otro puertos en la UE, además que se aleja mucho de los enclaves del Viejo Continente.

La importancia de la evolución en el transporte de mercancías

Para entender la importancia de la evolución de esta industria, Cargolink nos invita a remontarnos a los primeros años en los que la mayoría de los bienes que una región necesitaba debían ser producidos por la misma, ya que muchas veces eran lugares de muy difícil acceso para los animales de carga o las pequeñas embarcaciones, o porque eran bienes de consumo básico, que en caso de agotarse y tener que esperar días de días por una nueva carga, podía afectar gravemente la calidad de vida de la gente en la región.

Igualmente, en tal caso que pudieran importar productos, lo hacían siempre desde regiones cercanas para acortar los tiempos del traslado o por casualidad, si  una caravana militar o una expedición comercial se acercara por la localidad.

Igualmente los únicos clientes para las creaciones de loas ganaderos, agricultores y artesanos de la localidad, eran los vecinos de la misma, por lo que no podían expandirse hacia otras fronteras y hacer crecer sus negocios.

Esto traía serias limitaciones para la producción y el consumo, las actividades de importación y exportación, de todas las localidades, concentrándose solamente en sus propias creaciones o las de solo los pueblos más cercanos, perdiéndose de la llegada de otras culturas y productos desde otros lugares del mundo, y de poder sacarle el mejor provecho a su actividad económica o a los recursos más explotables de su región.

Asimismo, cuando fueron apareciendo barcos y otros medios, eran tan exclusivos, que implicaban grandes costos y por lo tanto, solo algunos podían pagar. Sin contar el riesgo de que la carga fuera sufrir de robos o daños durante el camino por vándalos y piratas, ya que estos medios no contaban con ningún tipo de seguridad para la mercancía que llevaban consigo, y por supuesto, no existían aún los tan beneficiosos seguros de transporte.

Así cuando llega la época industrial y las mejoras en el transporte de mercancías de las que ya hablamos, eso abre unos canales totalmente seguros, efectivos y accesibles para mejorar las actividades económicas de las diferentes regiones.

 

 

 

artículos relacionados

Otras historias que pueden interesarte

Los turistas que visitan España adoran nuestra confitería y pastelería

Cuando hablamos de cultura, ¿a qué nos estamos refiriendo exactamente? ¿Qué consideráis vosotros y vosotras como cultura cuando tenéis una conversación al respecto de este tema? Lo cierto es que es un aspecto un tanto subjetivo, pero hay cosas que no podemos obviar que tienen una gran relación con la cultura y que forman parte de ella

LEER MÁS »