Cómo vestir las ventanas de la oficina en casa

La pandemia que hemos sufrido supuso grandes cambios en nuestras vidas, y entre ellas podemos de hablar del teletrabajo, que ya ha llegado para quedarse. Con ello, muchos empleados han tenido que acondicionar su casa de cara a poder trabajar en ella.

No hablamos solos de encontrar un hueco donde tener un escritorio donde poner el ordenador y una silla cómoda para poder pasar bastantes horas en el mismo, hay más cosas, como por ejemplo el control de la luz.

Es vital que el escritorio de nuestra oficina en el hogar se encuentre siempre en un sitio con buena iluminación, donde la luz natural se encuentre lo más cerca posible del escritorio. Recuerda que hay múltiples opciones a tener más en cuenta, desde la situación del escritorio a la clase de cortina o la persiana que debemos poner.

Os las contamos ahora:

Situación del escritorio teniendo en cuenta la ventana

Lo mejor de que se monte una oficina en casa es proceder a colocar el escritorio con la luz que entre por la izquierda, en el caso de que seamos diestros o por la derecha en el caso de que seamos zurdos. De esta forma no se producirán sombras al escribir y el ordenador no va a interferir con nuestra ventana.

La iluminación será frontal o será trasera

El caso es que hay personas que no les agrada el estar trabajando de cara a la pared, por lo que quieren colocar su escritorio bajo la ventana o de espaldas a la misma.

Controlar la luz en el escritorio

Lo bueno que tiene colocar el escritorio debajo de la ventana es que podemos trabajar de tal forma que veamos el paisaje, aunque ello suponga distraernos del trabajo en sí. Si usamos un ordenador que tenga pantalla fija vamos a tener una serie de problemas para poder abrir la ventana salvo que la misma sea corredera, de guillotina o se abra justo hacia la parte de fuera.

Se puede también optar por la colocación del escritorio de espalda a la ventana, que es algo normal cuando se quiere estar trabajando de cara a la puerta, de tal forma que podamos ver quién va a entrar, pese a que ello va a suponer que se haga sombra con el propio cuerpo cuando se esté trabajando.

A veces, la luz que procederá de la ventana se va a poder reflejar en la propia pantalla del ordenador, en especial cuando sea brillante y puede llegar a ser bastante molesta.

El escritorio en el centro de la estancia

Otra de las opciones cuando se quieren evitar esta clase de inconvenientes, pero queremos evitar estar trabajando de cara a la pared, es colocar el escritorio en el mismo centro de la estancia, tanto si es con la luz entrando desde la izquierda como si es desde la derecha, todo ello dependiendo de las preferencias que tengamos.

Podemos aprovechar la pared de la oficina en casa para poder colocar estanterías y que podamos trabajar con mayor amplitud por delante.

Lo que sí es más complejo, a la hora de trabajar con ordenadores, en especial por el cableado, el cual tiene que llegar a un enchufe y puede llegar a molestar por el suelo.

Cómo se visten las ventanas

En cuanto tenemos decidida la ubicación de nuestro escritorio, deberemos elegir la forma en la que vamos a cubrir las ventanas. En este sentido es donde podemos encontrar bastantes opciones de cara a no perdernos.

Ventanas que no se cubren

Es una opción bastante extraña, pero también es cierto que hay gente que le gusta no vestir las ventanas con elementos para controlar la luz que entra.

Esto solo se puede hacer cuando el sol no incide de manera directa y cuando nos encontramos ante un paisaje que sea atractivo y cuando se tenga una privacidad total, algo que no suele ser común para la mayoría de la gente.

Estores

Son de las opciones que más se suelen elegir para montar una oficina en casa, puesto que en lo estético vienen realmente bien para que haya una apariencia de despacho y a nivel funcional son perfectos en algunos casos, en especial cuando contamos con nuestro escritorio debajo de la ventana.

En cuanto a las clases de estores, los que son enrollables son los más habituales, pese a que también hay gente que opta por los de varilla, pues se suelen solicitar bastante debido a que tienen una apariencia más hogareña o cálida, pese a que cuentan con el problema de que cuando se suben, no llegan hasta arriba por completo, pues siempre va a quedar una franja vista, lo que hace que se deba tener mucho cuidado para que no nos estorben cuando se cierre la ventana.

De todas las formas, es necesario pensar en el tejido que está ya hecho. Los que son más interesantes a nivel profesional podemos decir que son los screen, que lo que hacen es ir regulando la entra de la luz dependiendo de los diferentes rangos que terminan haciendo que la misma pueda rebotar más o menos hacia fuera.

Existen algunos que también se encargan de regular el calor, lo que hace que sean de lo más interesantes cuando haya ubicaciones bastante más cálidas.

Es interesante que también sean translúcidos, de tal forma que puedan dejar pasar la luz, pero que no la eliminen, lo que puede crear un efecto íntimo sin que lo que es la luminosidad pueda verse comprometida.

Otras personas buscan los estores opacos, que pueden ser de gran interés cuando estamos trabajando en horario nocturno y no deseamos que las personas nos pueden ver desde fuera, puesto que los que son traslúcidos, cuando se da la luz desde dentro, sí que permiten verse desde el exterior.

Algunos de los estores se pueden colocar por fuera de la ventana y otros por fuera, contando con la forma exacta del vidrio como tal.

El control de la luz en el escritorio

De cara a poder hacer un control de luz y la privacidad de este, existen los estores de noche y de día, los cuáles los forma un textil en doble capa que lo que hace es combinar las franjas opacas con las traslúcidas, de tal manera que cuando se quiera privacidad, solo se tenga que regular las capas de manera que las franjas traslúcidas puede quedar tapadas por las opacas y que cuando queramos luz las podamos abrir.

Cortinas

Tal y como nos cuentan los profesionales de cortinasytelasamedida.com, las cortinas lo que hacen es evitar el problema de los estores cuando las ventanas sean batientes y las queramos tener abiertas. Así es como podemos abrir la ventana y proceder a correr la cortina en su interior, para evitar el que nos vean sin que se pierda la ventilación.

De igual manera, cuando se habla de cortinas, lo normal es que se opte por las traslúcidas para que se deje que pase la luz.

No olvidemos que cuando el escritorio está situado frente a la ventana, la misma se debe retranquear algo hacia dentro para poder permitir que se produzca el juego de ondas de la cortina, y, en el caso de que el escritorio disponga de bastante fondo, no va a ser tan cómodo el poder correrlas, por lo que aquí podemos decir que es mejor para los escritorios que son estrechos.

Persianas

Además de la típica persona que tiene la ventana para controla la luz, otra de las opciones en las que podemos pensar son las persianas venecianas.  Esta tipología de persianas lo que permiten es que, al igual que los estores de noche y día, poder controlar la luz en un único elemento gracias a la inclinación regulable de las lamas, pues así se evita el poder combinar varias opciones entre ellas.

Las persianas venecianas pueden encontrarse con lamas horizontales que lo que hacen es funcionar como si de un estor se tratase o lamas verticales, que lo que hacen es funcionar como si de una cortina se tratase.

De la misma forma es posible colocarlas por fuera de la ventana o en el hueco de la misma, pese a que aquí habrá que prestar atención a que no lleguen a interferir con lo que es la propia apertura de la ventana en cuestión.

Si hablamos de los materiales, las persianas es posible que sean de madera, metálicas o de vinilo/PVC. Todo va a depender de la estética que le queramos dar a nuestra oficina en casa, la facilidad de la limpieza o las alergias posibles que se puedan elegir unas u otras.

En estos casos, las de madera son las que se puede decir que son más estéticas, pero si tenemos alergia a lo que son los ácaros, las más convenientes serían las de vinilo, que van a repeler mejor el polvo. Es posible que se puedan regular con la típica cadenita o solicitarlas de tipo motorizado.

Combinando estores, cortinas y persianas

Si queremos evitar los inconvenientes de las opciones, puede que sea bueno combinar dos elementos que regulen la luz. Aquí hablaríamos de contar con un estor por detrás de las cortinas. Así se cuenta con las ventanas de los dos y se evitan los inconvenientes.